Versiones digitales de ropa de lujo están apareciendo en aplicaciones y video juegos, con el fin de   probar el apetito de los consumidores por la moda virtual.

Un buen ejemplo de esto es Drest, una nueva app de gaming que invita a sus usuarios a competir en desafíos de estilo. Estos desafíos consisten en vestir un avatar con el mejor estilo posible, para luego poder comprar la versión física de esa ropa en Farfetch. Este es un nuevo emprendimiento que incluye ropa de más de 100 marcas de lujo, dentro de las que destacan:

  • Gucci
  • Prada
  • Stella McCartney
  • Valentino
  • Burberry

Drest es gratis, pero los usuarios pueden adquirir Drest dollars para comprar ropa virtual de diseñador. Los usuarios pueden customizar el tamaño y la apariencia de sus modelos, aunque la empresa espera que en un futuro, sus usuarios puedan crear avatars de ellos mismos.

Por lo anterior, parecería que los video juegos son el mecanismo más viable para que la ropa digital llegue a las masas, ya que los jugadores están acostumbrados a pagar extra por vestir a sus avatars. Sin embargo, hay quienes opinan que transformar a los jugadores en compradores es un tema completamente diferente, dado que consideran que no hay ningún vínculo emocional entre los jugadores y las marcas con las que interactúan virtualmente.

Por el contrario, hay otros que piensan que la ropa digital puede entregar beneficios para las marcas al incrementar la interacción con los consumidores mobile-first; mientras ofrece una nueva y divertida forma de experimentar con la ropa.

A pesar de las intenciones de Drest, la realidad es que en la actualidad las marcas están más interesadas en crear experiencias de juego para impulsar la venta de sus productos físicos, que en crear ropa virtual.

No obstante, Drest sigue siendo atractivo para las marcas ya que es una forma relativamente barata de observar cómo los usuarios interactúan con productos digitales. De igual forma, conforme incremente popularidad, este tipo de aplicaciones generará un set de datos interesante, que dependiendo del mercado podrían utilizarse como una variable para determinar la oferta y demanda de productos o inclusive para pilotear nuevos diseños y conceptos.

Finalmente, los expertos coinciden en que el vender ropa digital se volverá más popular con el tiempo, ya que, con la evolución de la tecnología, un usuario podrá vestirse con ropa virtual, elegir una ubicación y compartirlo en redes sociales.

Via: Vogue


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *