Un número importante de personas han decidido reducir su consumo del alcohol o están dejando de tomar. Estos sober-curious o sober-serious están impulsando una creciente industria de bebidas sin alcohol, que representa una oportunidad de mas de 1,000 millones de dólares.

Iniciativas como el “Dry January,” una campaña de salud del Reino Unido lanzada en 2014 que instaba a la gente a no consumir alcohol es un claro ejemplo de una nueva tendencia, que con el tiempo ha empezó a tomar fuerza en otros países. Por ejemplo, en EE. UU, YouGov estima que un 14% de los adultos (27 millones de personas mayores de 21) piensan participar en esta campaña.

Lo anterior no es nuevo, ya que en Finlandia en 1942 se lanzó una campaña similar llamada «Sober January”, más o menos con el mismo enfoque. Además, en las primeras dos décadas del nuevo milenio los “Dry bars” surgieron en Europa y Estados Unidos (inclusive en México) con un éxito limitado. Sin embargo, esto empieza a cambiar a causa de una nueva vida orientada al bienestar y a la salud, que hacen este de tipo de comportamiento se convierta en algo más común.

Seedlip

Marcas pioneras como Seedlip (2015), creadora del Spice 54 (una mezcla de toronja, pimienta, ralladura de limón, roble y cascarilla) han trabajado duro para abrirse camino en este mercado para convertirse en la empresa # 1 a nivel mundial.

En México, Las Ánimas Botica es un ejemplo de destilados sin alcohol que desde hace unos años apoya a quienes buscan una mixología rica, sana y sin alcohol.

Por el otro lado, las grandes multinacionales como Heineken y AB Invev han lanzado sus marcas de cerveza sin alcohol haciendo aún más evidente la búsqueda del consumidor por opciones más saludables.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *